RESOLUCIONES PARA EL NUEVO AÑO

15 enero 2010

Esta es la época de resoluciones del Año Nuevo y pensé que valdría la pena repasar un punto que cubrimos en los cursos que hemos tenido juntos en este año pasado:  la diferencia entre una intención buena y una resolución efectiva.  Una buena intención es lo que todos y todas tenemos para mejorar algún aspecto de nuestra vida.  Una resolución efectiva es una acción de cómo lograr lo de la buena intención.  Aquí tienen algunas sugerencias para lograrlo:

COMPROMETERTE A TU RESOLUCIÓN: Una resolución comienza con un compromiso de cambiar algo porqué quieres hacerlo o estás convencido que te convenga hacerlo.  Escoge algo que realmente quieres cambiar, escríbelo en forma afirmativa (lo que vas a hacer diferente y no lo que vas a dejar de hacer) y, finalmente, comprométete públicamente…los demás te pueden apoyar mucho.

SER REALISTA: La clave para lograr las metas es la auto-motivación contante. Si te pones una meta mucho más allá de tu alcance, vas a arriesgar un fracaso innecesario.  Fija tu meta alta para retarte y estirarte,  más dentro de lo posible.

TRAZAR UN PLAN: Una resolución debe incluir el “qué”, lo que quiere lograr, y el “cómo”, las acciones específicas y medibles que vas a tomar para lograrlo.  Comienza con una visión de cómo serás tú cuando lo logras y luego escribe los hitos necesarios y las acciones específicas para lograrlo.

SER FLEXIBLE: No todo va a funcionar exactamente como tú quieres. Si eres demasiado rígido/a en tu resolución, el primer pequeño obstáculo te puede descarrilar.  Es importante prever algunos de los retos que pueden surgir y planes de contingencia.  En la medida en que tu vida cambia, algo inevitable, también se cambiarán tus metas, tus sueños, tus intereses…y tu compromiso.

HACERTE RECORDATORIOS: Es difícil mantenerte enfocado/a en tu resolución cuando tienes tantos otros compromisos, responsabilidades y obligaciones.  Puedes usar un sistema de recordatorios como Post-Its, tareas en el computador o Blackberry, un afiche en la pared, notas en el calendario de tu desktop, una tarjeta en tu billetera, una nota magnética en tu nevera, etc.

MONITOREARTE: No te darás cuenta de tu progreso en la resolución a menos que te monitoreas a ti mismo/a.  Aquí es donde tu plan cobra importancia.  Puedes usar una Bitácora escrita o electrónica para anotar tus progresos and tus frustraciones, la cual debes compartir ocasionalmente con un(a) compañero/a o amigo/a.

PREMIARTE: Piensa cómo vas a premiarte por cada hito logrado y especialmente por cumplir la resolución total, y luego cumple con tu compromiso de premio contigo mismo/a.

¡¡¡FELIZ AÑO A TODAS Y TODOS!!!

Anuncios

LA ÉPOCA DE GRATITUD

15 enero 2010

Hace dos años, el escritor David Sirota dijo en una presentación en el Harvard Business School que lo primordial que busca la gente en su trabajo es:

  • Equidad – ser respetado y tratado justamente,
  • Aprecio – por los logros personales y del equipo/organización, y
  • Camaradería – relaciones productivas y de confianza.

Podemos aprovechar esta época para facilitar que nuestros colaboradores reciban lo que buscan mediante una o varias de las siguientes acciones nuestras como líderes de Bavaria:

  1. Recorderis grupal: Reunir a todos y todas para recordar y celebrar los logros claves del año. Puedes destacar un aporte específico de cada persona que ha impactado favorablemente sobre los resultados.
  2. Resaltar un trabajo destacado: Reproducir y repartir copias de un trabajo especialmente valioso de un miembro de tu equipo.
  3. Invitarlos a almorzar juntos: Estos días son ideales para invitar a tu equipo a almorzar o cenar juntos. Sin perder su valor social, también es una excelente oportunidad para escuchar nuevas ideas o preocupaciones.
  4. Liderazgo andariego: Es una buenísima oportunidad para pasar por el lugar de trabajo de todos los miembros de tu equipo o por la línea para hablar con cada uno y expresarle tu agradecimiento y aprecio por su dedicación en el año, y extenderle tus deseos para unas felices fiestas. La clave es hacerlo personal y no mecánico, y gozar el aprecio que se te devuelve a ti en estos breves encuentros.
  5. Compartir una noticia o expectativa emocionante para el próximo año: También puedes expresar tu optimismo para el año entrante y compartir unas expectativas o sucesos por llegar. Pueden representar más trabajo, más puedes resaltar las ganancias posteriores y las contribuciones de cada uno. Y sus oportunidades de aprender y crecer ante los nuevos retos.
  6. La Fiesta Navideña...con moderación.

Esta época ofrece otra linda oportunidad para que los líderes muestren su aprecio y afirmación de su gente. Todos ganamos cuando nuestra gente termina diciendo no solamente “Gracias a Dios que tengo empleo”, sino que también celebra tener el jefe, los compañeros y la empresa que tiene, y se sienta una parte importante en los logros de todos y todas.


MOTÍVATE

15 enero 2010

Hace quince días reflexionamos sobre nuestras resoluciones para 2010.  Ahora vamos a considerar cómo motivarnos para seguirlas.  Auto-motivación  depende en parte de tu iniciativa para fijarte metas retadoras,  más también depende de tus actitudes posteriores hacia el compromiso.  Existen tres factores necesarios para construir los niveles más altos de auto-motivación:

Auto-Eficacia: El Dr. Albert Bandura, el gurú de la Teoría de Aprendizaje Social, definió la auto-eficacia como: “estar convencidos de que somos capaces de cumplir nuestras metas y triunfar”.  Para desarrollarla, puedes:

  • Reflexionar sobre los éxitos pasados de tu vida, frente a un reto.
  • Examinar todas tus fortalezas y habilidades, la “materia prima” de tu éxito, y comprobar con otras personas que sean tus fortalezas más importantes.
  • Celebrar el logro de cada hito (“milestone”).
  • Buscar cómo aprender nuevas competencias necesarias para triunfar.

Pensamiento Positivo: Muchos creemos que más de cualquier otro factor, tu vida hoy es el resultado de tus actitudes pasadas y tu vida mañana será el resultado de tus actitudes hoy.  Si crees que algo “va a salir mal”, es muy probable que así será.  Una expectativa positiva, de ti mismo y de los demás, va a atraer los resultados que quieres.  Para desarrollar los poderes de pensamiento positivo, puedes:

  • Tomar conciencia de tus pensamientos y creencias negativos, anotándolos  en un cuaderno o bitácora durante una o dos semanas.
  • Retar racional y objetivamente la veracidad de ellos.  Donde encuentras uno equivocado, lo puedes reemplazar con uno positivo.  Donde encuentras uno verídico, puedes pensar en la oportunidad que tienes para mejorar.
  • Crear y recordar frecuentemente una imagen de cómo vas a sentirte, verte y oírte cuando logras tu meta.  Lo que puedes visualizar te ayuda a lograrlo.
  • Desarrollar unas afirmaciones de lo positive que eres y tienes, que puedes repetir a ti mismo/a en momentos difíciles.

Apoyo del Entorno: Finalmente, la auto-motivación sólo funciona cuando también existe  un ambiente de apoyo.  Puedes buscar la ayuda y refuerzo de otros con estas estrategias:

  • Buscar más oportunidades de trabajar en equipo.
  • Pedirle a tu jefe que te ayude a monitorear tu progreso.
  • Fijar una o dos metas o sub-metas fáciles de lograr.  Las frutas fácilmente accesibles nos mantienen alimentados mientras seguimos en el camino.
  • Trabajar con una persona de confianza para confrontarte y retroalimentarte.