RESOLUCIONES PARA EL NUEVO AÑO

Esta es la época de resoluciones del Año Nuevo y pensé que valdría la pena repasar un punto que cubrimos en los cursos que hemos tenido juntos en este año pasado:  la diferencia entre una intención buena y una resolución efectiva.  Una buena intención es lo que todos y todas tenemos para mejorar algún aspecto de nuestra vida.  Una resolución efectiva es una acción de cómo lograr lo de la buena intención.  Aquí tienen algunas sugerencias para lograrlo:

COMPROMETERTE A TU RESOLUCIÓN: Una resolución comienza con un compromiso de cambiar algo porqué quieres hacerlo o estás convencido que te convenga hacerlo.  Escoge algo que realmente quieres cambiar, escríbelo en forma afirmativa (lo que vas a hacer diferente y no lo que vas a dejar de hacer) y, finalmente, comprométete públicamente…los demás te pueden apoyar mucho.

SER REALISTA: La clave para lograr las metas es la auto-motivación contante. Si te pones una meta mucho más allá de tu alcance, vas a arriesgar un fracaso innecesario.  Fija tu meta alta para retarte y estirarte,  más dentro de lo posible.

TRAZAR UN PLAN: Una resolución debe incluir el “qué”, lo que quiere lograr, y el “cómo”, las acciones específicas y medibles que vas a tomar para lograrlo.  Comienza con una visión de cómo serás tú cuando lo logras y luego escribe los hitos necesarios y las acciones específicas para lograrlo.

SER FLEXIBLE: No todo va a funcionar exactamente como tú quieres. Si eres demasiado rígido/a en tu resolución, el primer pequeño obstáculo te puede descarrilar.  Es importante prever algunos de los retos que pueden surgir y planes de contingencia.  En la medida en que tu vida cambia, algo inevitable, también se cambiarán tus metas, tus sueños, tus intereses…y tu compromiso.

HACERTE RECORDATORIOS: Es difícil mantenerte enfocado/a en tu resolución cuando tienes tantos otros compromisos, responsabilidades y obligaciones.  Puedes usar un sistema de recordatorios como Post-Its, tareas en el computador o Blackberry, un afiche en la pared, notas en el calendario de tu desktop, una tarjeta en tu billetera, una nota magnética en tu nevera, etc.

MONITOREARTE: No te darás cuenta de tu progreso en la resolución a menos que te monitoreas a ti mismo/a.  Aquí es donde tu plan cobra importancia.  Puedes usar una Bitácora escrita o electrónica para anotar tus progresos and tus frustraciones, la cual debes compartir ocasionalmente con un(a) compañero/a o amigo/a.

PREMIARTE: Piensa cómo vas a premiarte por cada hito logrado y especialmente por cumplir la resolución total, y luego cumple con tu compromiso de premio contigo mismo/a.

¡¡¡FELIZ AÑO A TODAS Y TODOS!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: