UN PUESTO – UNA POSICIÓN – UNA PASIÓN

25 febrero 2010

La idea más común es que la satisfacción laboral es determinada primordialmente por el salario.  Antes de saber si eso es verdad o no, debes determinar si tienes un puesto, una posición o una pasión.

  • Si tienes un puesto, lo más importante es la remuneración y los beneficios materiales.
  • Si tienes una posición, te importa también el ascenso, el poder y el progreso.
  • Si tienes una pasión, tu satisfacción principal surge del proceso y contenido del trabajo mismo.

Puedes sobrevivir con un puesto, puedes progresar con una posición, pero sólo puedes realizarte plenamente como ser humano y lograr tu óptima efectividad laboral, con una pasión.   Tu satisfacción laboral depende directamente de la actitud que asumas al abordar el trabajo.  Los principales requisitos para convertir tu puesto o posición en una pasión dependen mucho más de ti que de la empresa:

1) TOMAR CONCIENCIA: ser consciente de ti mismo/a.  Conocer tus fortalezas y también la necesidad y las oportunidades para adquirir nuevas habilidades.

2)   ACEPTAR UN RETO: fijarte metas alcanzables pero que te “estiren” y te saquen de tu zona de confort.  Investigaciones recientes en Australia (Hart, Austen et al, 2009) han confirmado que una meta que nos reta es un factor común en toda satisfacción académica o laboral.

3)   BUSCAR MAYOR VARIEDAD: El aburrimiento es el enemigo de la satisfacción laboral.  Para dar mayor variedad a tu trabajo, puedes pedir nuevas responsabilidades, ofrecer enseñar a otros, participar en actividades corporativas extra-laborales, desarrollar nuevas habilidades o comprometerte a un proceso de formación profesional adicional.

4)   CONVERTIR LOS ERRORES EN APRENDIZAJES: Un error no es un fracaso…a menos que la persona no aproveche la oportunidad de aprender algo de él.  La primera pregunta ante un fracaso debe ser “¿Qué puedo aprender de esto?”, y no “Quién es culpable de eso?”.

5)   MEJORAR LAS RELACIONES LABORALES: Pasamos más tiempo con la “familia” laboral que con cualquier otra familia.  Por ende nuestra satisfacción también depende de la calidad de esas relaciones. El reconocimiento mutuo, el diálogo y el trabajo en equipo contribuyen a la satisfacción de todos.

6)   MANTENER UNA ACTITUD POSITIVA: Todo trabajo tiene sus aspectos positivos y sus aspectos negativos.  Si solamente nos enfocamos en lo negativo, nunca dejará de ser un puesto.  Tu satisfacción en el trabajo (y tu éxito) dependen en gran parte de reconocer lo positivo de tus oportunidades, sin desconocer aquellos aspectos que pueden mejorarse.

*********************
Gilbert Brenson Lazan
Founding Partner

AMAUTA INTERNATIONAL, LLC
Bogotá, Colombia – West Hartford, CT, USA
E-Mail: gbl@amauta1.com

Website: http://amauta-international.com
Bitácora: <https://amautablog.wordpress.com/>

**********************************

Anuncios

SESIONES DE SEGUIMIENTO

25 febrero 2010

Las  sesiones mensuales de seguimiento con reportes o pares pueden convertirse en una pérdida de tiempo o podemos hacer de ellas una oportunidad excepcional para la mejoría individual y colectiva.  Los jefes que dedican el tiempo y energía necesarios para convertir la sesión de en una plataforma de mayor productividad y crecimiento, generalmente siguen los siguientes parámetros.

PLANEAR LA SESIÓN: Tomar unos minutos antes de la sesión para reflexionar sobre sus objetivos,  puede convertirse en guía para co-crear una sesión flexible y orientada a las necesidades de cada persona, de la relación y del equipo de la sesión.  Sin embargo, esta guía nunca debe convertirse en un guión encartonado y rígido  o en un ritual sólo para cumplir con un requisito.

ENFOCARSE EN EL FUTURO: Conversar sobre los errores del pasado raras veces funciona tan bien como explorar cambios futuros orientados a cumplir mejor las metas.

CONCENTRAR EN LAS FORTALEZAS DEL OTRO: Igualmente, concentrar en la deficiencias y debilidades de la otra persona sólo engancha defensividad y genera baja auto-estima y confianza.  Cuando concentras en las fortalezas y éxitos pasados de la persona, puedes usarlos como puntos de embarque en el proceso de mejoramiento.

COMUNICAR ALTAS EXPECTATIVAS: Presuponer, con su conversación, que la meta se va a cumplir y reforzar que la persona tiene la habilidad y los recursos para hacerlo, estimula la productividad de la sesión.

DESCRIBIR CLARAMENTE LO QUE QUIERES DEL OTRO: Las abstracciones y términos poco claros deben reemplazarse con una descripción precisa de lo esperado.

EXPRESAR UNA ACTITUD DE APRECIO: El reconocimiento y valoración del otro no es una “técnica”, sino una actitud que es percibido por los demás y estimula la productividad.

CO-CREAR  LOS CAMBIOS: Tratar de cambiar el “ser” de otras personas es una mala inversión de energía, tiempo y dinero.  Es más productivo negociar y acordar juntos cualquier modificación necesaria de comportamiento, el “hacer”.

PLANEAR EL AUTO-MONITOREO: En lugar de depender solamente de la próxima sesión de “one-on-one” para monitorear el progreso, es generalmente más productivo acordar un proceso de auto-monitoreo.