Miedo a la Delegación

Muy frecuentemente los jefes y las jefas, especialmente los recién nombrados, tienen mucha prevención a la delegación, ya que están acostumbrados a “hacerlo  bien” en lugar de facilitar que otros lo hagan bien.  Aun cuando sepan que delegar es un don del líder efectivo y productivo, y  tengan la habilidad para hacerlo, muchas veces no tienen la disponibilidad para hacerlo y sus “razones” se refieren a causas externas:

  • “A mi gente le  falta experiencia.”
  • “Requiere más tiempo explicarlo que hacerlo yo mismo.”
  • “Un error podría poner en riesgo el trabajo de todos.”
  • “Por mi posición, puedo conseguir una solución más rápidamente.”
  • “Hay cosas que no se pueden delegar a nadie.”
  • “Los de mi equipo son especialistas y faltan la visión global necesaria.”

No es que no sean verídicas estas afirmaciones en algunas situaciones, más no dicen todo.  Muchas veces la no delegación también tiene raíces en los miedos del jefe:

  • MIEDO A NO SER INDISPENSABLE: El o La Jefe que tiene un deseo intense de mantener la dependencia de sus reportes va a tener muchas dificultades para reconocer los logros de los demás.
  • MIEDO A PERDER CONTROL: Con la delegación viene el riesgo de perder el control de los resultados por los cuales debe responder.
  • MIEDO A PERDER AUTORIDAD: También se renuncia una parte de la autoridad (no responsabilidad) con la delegación.
  • MIEDO A NO SER PERFECTO: Liderar requiere dejar que los demás se equivoquen y aprendan, y esta impide lograr la perfección que tantas personas buscan.
  • MIEDO A PERDER LOS BENEFICIOS DEL EXITO PERSONAL: Muchos jefes gozan con el reconocimiento y la realización de logar personalmente las cosas, algo que pierden cuando delegan.
  • MIEDO A LA COMPETENCIA: Otros temen que si delegan, la otra persona lo hará mejor y hasta llegar a amenazar su posición.
  • MIEDO AL ESFUERZO NECESARIO: La delegación requiere tiempo y energía para preparar a las personas para asumir la delegación y luego para hacerles coaching y seguimiento.  No hacerlo terminar gastando mucho más tiempo y energía.

Para vencer estos miedos y delegar apropiadamente, puedes seguir estos diez parámetros*:

  1. Definir las tareas a la luz de los resultados esperados.
  2. Seleccionar la persona más apropiada para recibir la delegación.
  3. Abrir los canales de comunicación con tus reportes para poder consultar la decisión.
  4. Establecer los controles necesarios para el uso apropiado de la autoridad.
  5. Afirmar la exitosa aceptación de la delegación de la autoridad.
  6. Considerar justamente las ideas de los demás
  7. Estar disponible para tomar la decisión de delegar.
  8. Permitir que el delegado decida, aun cuando comete un error.
  9. Confiar en la persona delegada y expresar tu confianza en una exitosa gestión.
  10. Establecer y usar controles generales.  La responsabilidad no se delega, entonces debes tener un sistema de seguimiento y retroalimentación en bien de los objetivos organizacionales.

 

*Akua Djanie, 2009;  Johannesburg, South Africa

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: