EL INVOLUCRAMIENTO APASIONADO

El reto más tenaz para cualquier líder de equipo o comunidad es facilitar que cada integrante comparta la misma pasión para la visión, la misión y la tarea.  Nada es más desgastante, a todo nivel, que un equipo donde cada uno esté en lo suyo—o en su Blackberry—y no recuerda que lo mejor del equipo es el equipo.  Alrededor del mundo se está dando más atención a cómo involucrar apasionadamente a cada miembro del equipo en el trabajo de este.

En Inglés se llama “Team Engagement” y podemos usar la palabra “ENGAGE” como acróstico para reunir varios elementos de lo que hemos visto antes en estas reflexiones:

ESTIMULAR LA PARTICIPACIÓN. Involucrarse requiere alguna forma de participación:

  • un espacio delimitado por  fronteras físicas, organizacionales, geográficas, conceptuales o conductuales para crear un sentido de pertenencia.
  • la afirmación y el reconocimiento del valor del ser, del hacer y del pensar de cada  persona.
  • La referencia frecuente y optimista al éxito que se espera en el futuro…a la solución y no sólo la causa, o peor, el/la culpable.

NUTRIR LA DIVERGENCIA. Es una cruel paradoja:  con mayor diversidad viene mayor potencial de sinergia…y mayor dificultad para lograrla; con menos diversidad viene menos  potencial de sinergia…pero menos dificultad para lograrla:

  • La diversidad puede ser de poder, nivel, conocimiento, experiencia, género, etnicidad, etc., para asegurar una rica pero manejable variedad de percepciones.
  • Cuando existe una mentalidad de “Sí, Doctor” frente al líder del equipo, sin que todos sientan la libertad de expresar otros puntos de vista, el involucramiento afectivo, emocional e intelectual quedan muy reducidos.

GENERAR UN DIÁLOGO. Con cada nivel de desarrollo del equipo y de su liderazgo viene mayor involucramiento:

  • Con las instrucciones claras se puede generar una coordinación eficiente y un orden;
  • Con las preguntas y respuestas se puede generar una colaboración eficaz y un alineamiento;
  • Pero sólo con el diálogo puede ser creado la sinergia efectiva, sentido de pertenencia y el ambiente interpersonal para el óptimo involucramiento apasionado.

APROVECHAR TODOS LOS RECURSOS. Estos pueden venir de:

  • las mejores prácticas organizacionales y colegiales;
  • la creación de un espacio y procesos de innovación o
  • una combinación híbrida de las dos que asegure su relevancia al equipo y al contexto particular.

GESTIONAR LAS METAS. El “qué” de las metas puede ser delegado o asignado, pero el “cómo” debe ser gestionado por todos los integrantes del equipo y debe ser:

  • conmensurable (“medible con”),
  • retador (factor crítico en la motivación, siempre y cuando esté alcanzable) y
  • encauzado (parte importante de una meta mayor).

ESTABLECER LOS COMPROMISOS. todo lo anterior sería un ejercicio estéril y generaría poco involucramiento mental, emocional, afectivo o conductual, si no hay:

  • compromisos individuales justamente balanceadas entre los integrantes del equipo y
  • máxima optimización y utilización de las fortalezas de cada uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: