PREPARAR ESA CONVERSACIÓN CONSTRUCTIVA

Todos y todas tenemos aquellas conversaciones valientes y confrontaciones constructivas que sabemos que debemos realizar con colegas o miembros de nuestros equipos, y que seguimos procrastinando por el temor de su reacción y la excusa de “no es el mejor momento”.   En las próximas semanas vamos a estar trabajando con algunas de las Vicepresidencias de Bavaria sobre este tema y para preparar el terreno, les propongo cinco preguntas que puedes hacerte para asegurarte que sí es el momento apropiado para su conversación valiente:

  • ¿Con qué estoy de acuerdo? Construir sobre los aspectos positives de las intenciones, conductas e ideas de la otra persona ayuda para construir una plataforma más positiva para la confrontación constructiva.  Afirmar lo dicho de la otra persona, seguido por la palabra “pero” y tu opinión diferente, generalmente es percibido como negar o despreciar lo dicho y crea defensividad. Es más productivo primero mencionar lo que sinceramente te gusta de lo que dice la otra persona, antes de entrar en los desacuerdos.
  • ¿Cuál es el mejor momento para elevar mi opinión diferente? Generalmente es fácil encontrar las cosas con las que no estás de acuerdo.  Dale Carnegie dijo:  “Escoger las batallas es impactante y pelearlas justamente es esencial.”  Al mismo tiempo, considero útil recordar el de un líder de movimiento de derechos civiles en los EEUU, Jonathan Kozol:  “Escoja una batalla suficientemente grande para importar y suficientemente pequeña para ganar.”  Puedes decidir desde antemano cuáles batallas son prioritarias y cuáles pueden esperar un momento más oportuno. 

  • ¿Cuáles preguntas todavía necesitan hacerse? Estoy convencido de que la gran mayoría de los impedimentos a un buen diálogo se deben a las presuposiciones no comprobadas.  Es muy provechoso reflexionar sobre las clarificaciones que todavía se necesitan del otro, o hacerle al otro, incluyendo el cuestionamiento acerca de cualquier teoría predicado pero no practicado.
  • ¿Qué me gustaría poderles decir (que no sería muy apropiado)? Una vez contestadas las preguntas anteriores, es importante prever dónde puedes necesitar “cabeza fría” en lugar de sufrir las consecuencias de haber dejado rienda suelta a tu amígdala (reacciones emocionales no censuradas). El ejercicio mental sencillo de imaginar diciendo lo que quieres decir – y las reacciones del otro – puede aportar una alerta a lo que conviene NO decir para el bien de la relación o del equipo.

  • ¿Cuál es la tercera opción? Aun con lo anterior, todavía falta un elemento.  La indagación Socrática y/o el auto-control en si no son suficientes: tus colegas y co-equiperos muchas veces quieren y deben saber más de tus experiencias, ideas y opiniones. Es importante equilibrar la indagación con la afirmación.  Cuando lo haces, es útil recordar que cuando le das a alguien (o a ti mismo/a) sólo una opción, es percibida como una imposición y cuando le das sólo dos opciones, pueden ser percibidas como una ilusión de alternativas o un “perder-perder”. Por eso, los gurus de la creatividad recomiendan buscar y facilitar que otros busquen aquella tercera opción,  muchas veces una combinación sinérgica de las primeras dos y un ganar-ganar.

*********************
Gilbert Brenson Lazan – Founding Partner

AMAUTA INTERNATIONAL, LLC
Bogotá, Colombia – West Hartford, CT, USA
E-Mail: gbl@amauta1.com

Website: http://amauta-international.com
Bitácora: <https://amautablog.wordpress.com/>

Optimizamos la efectividad de los procesosde transformación organizacional sostenible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: