LA EFICACIA DEL EQUIPO

20 marzo 2011

Para mi, el fundador de la Ciencia de la Semántica no era el Dr. Samuel Hayakawa en 1938 ni el Dr. Alfred Korzybski en 1933, sino Alicia en el País de las Maravillas en 1865.  Fue ella quien dijo: “Para mí, una palabra significa lo que quiero de signifique:  nada más y nada menos.” Esta es precisamente la frase que me viene a la mente cuando oigo alguien hablando del equipo eficiente o del equipo efectivo.  ¿Eficiente a qué costo para los demás o a largo plazo? ¿Efectivo para quién y a costo de qué?

EFICIENCIA: Exterminar presos de guerra puede ser “eficiente” para un ejercito conquistador pero ha sido la estrategia detrás de algunas de las atrocidades más grandes de la historia.  Constituir un equipo de personas muy similares al líder puede aumentar la “eficiencia” del equipo, pero probablemente anulará la posibilidad de sinergia y creatividad debido a la falta de diversidad.  Liderar un equipo con una mentalidad autoritaria de comandar y controlar puede ser “eficiente” para mantener orden y coordinación  pero raras veces produce los buenos resultados que emergen de la colaboración y la co-creación.

EFECTIVIDAD: Romper la cáscara de una nuez con un mazo puede ser “efectivo” para abrir la cáscara pero aporta poco a recuperar el tesoro interior.  Ciertos equipos podrían ser mucho más “efectivos” si sus miembros trabajaran doce horas diarias, pero la salud y la vida familiar  de dichas personas pagarían un precio muy alto.  Puede ser muy “efectivo” usar mentiras de omisión o comisión para manipular a los demás,  pero tarde o temprano las consecuencias siempre son nefastas .

Cuando hablamos de organizaciones y equipos, yo prefiero hablar de eficacia,  (del Latín efficere) la cual se refiere a una actividad, fuerza o poder para actuar; la RAE la define como: “virtud para obrar”.  Como tal, es más específica, medible y depende totalmente del desarrollo de habilidades del equipo, sin depender de fuerzas ajenas o perspectivas diferentes como las otras dos palabras frecuentemente confundidos como sinónimas de eficacia.

En los últimos meses he estudiado y sintetizado las siete principales investigaciones sobre la eficacia organizacional y de equipos directivos, y he resumido mis conclusiones en el siguiente acróstico EFICACIA.  Creo que el desarrollo de un equipo eficaz – un equipo de alto rendimiento — depende de su capacidad y voluntad para:

Elaborar el Esqueleto: un propósito, una visión y los valores del equipo.

Fijar Metas Trascendentales: retadoras, alcanzables y relevantes.

Integrar las Fronteras: con roles y responsabilidades claros y acordados.

Clarificar las Normas: de conductas esperadas de los miembros del equipo.

Aumentar la Confianza: con credibilidad, empatía y transparencia individual.

Concertar Sinergias: con diálogo y colaboración dentro del equipo y con otros.

Innovar Constantemente: para crear nuevas opciones en un mundo cambiante.

Afianzar el Espíritu de Equipo: con reconocimiento, valoración y celebración.

¿Cómo se califica tu equipo con estos criterios?

© 2011 Amauta International, LLC

*********************
Gilbert Brenson Lazan – Founding Partner

AMAUTA INTERNATIONAL, LLC
Bogotá, Colombia – West Hartford, CT, USA
E-Mail: gbl@amauta1.com
Website: http://amauta-international.com
Bitácora: <https://amautablog.wordpress.com/&gt;

Optimizing the Efficacy of
Top Leadership Teams

Anuncios

SER DUEÑO/A DE TU REUNIÓN

6 marzo 2011

Todo el mundo se queja de las reuniones y pocos reflexionamos sobre nuestro papel en su éxito.  Una reunión puede ser una oportunidad de sincronicidad y transformación o puede ser aun otra pérdida de tiempo, energía y dinero.   El éxito o fracaso de una reunión depende de cada uno.  Hay cuatro decisiones que uno debe tomar, proactiva o reactivamente, frente a una reunión:

ASISTIR O NO Y POR CUÁNTO TIEMPO. A veces las reuniones son obligatorios y “toca”.  Más en la mayoría de casos es legítimo y aconsejable preguntarte a tí mismo/a y a la persona convocadora, ¿por qué debes asistir, cuáles son los objetivos de tu participación y cuáles son las expectativas de tus contribuciones a la reunión?  Si el objetivo es solamente que estés informado/a, tal vez una opción sería comprometerse a leer la minuta o pedir un resumen de un colega.  Si el objetivo es un insumo tuyo, ¿puedes enviarlo por escrito? ¿Necesitas estar para toda la reunión o puedes participar durante un tiempo pre-acordado?

PREPARARTE O NO PARA LA REUNIÓN: Ninguna reunión va a poder optimizar sus resultados si no hay agenda previa con la cual los participantes pueden preparar sus pensamientos, sentimientos y acciones.  Puedes pedirle al convocador una agenda, los entregables esperados y cualquier documento para lectura previa.  El peor desgaste de recursos y talentos humanos en el mundo organizacional es sentarse y leer juntos los PPTs que pueden ser estudiados con anticipación.

CONCENTRARTE EN LA REUNIÓN O DEDICARTE A MULTITAREAR: Tú eres responsible de tu propia participación, de poner atención o no, de distraerte con el teléfono o no, de leer el correo electrónico en tu Blackberry o no, de textear o no.  Puedes contribuir a una major efectividad de la reunión acordando las normas básicas de participación en cuanto a los distractores, y luego  haciendo  preguntas para clarificar incertidumbres y significados, y compartiendo tus ideas y opiniones.

RETROALIMENTARSE O NO DESPUÉS DE LA REUNIÓN: Debes comunicar y exigir altas expectativas de sus compañeros de equipo en sus reuniones y exigir una alta eficacia en sus deliberaciones. Puedes recordar a tu equipo a dedicar los últimos minutos de la reunión para un resumen de los resultados y una auto-evaluación de la participación de todos y todas.

*********************
Gilbert Brenson Lazan – Founding Partner

AMAUTA INTERNATIONAL, LLC
Bogotá, Colombia – West Hartford, CT, USA
E-Mail: gbl@amauta1.com
Website: http://amauta-international.com
Bitácora: <https://amautablog.wordpress.com/&gt;

Optimizing the Efficacy of
Top Leadership Teams