EL PELIGRO DEL “YO”

Hablar desde el “yo”, en la primera persona singular, es peligroso.  Si lo haces mucho,  las demás personas pueden percibirte como arrogante, fastidioso, egocéntrico o prepotente.  Pero si lo haces poco, especialmente como líder, te pueden percibir como débil, pasivo, indeciso o miedoso.  Si te mides bien en el uso del “yo”, te percibirán como auténtico, convencido, comprometido y valiente: un líder.

Una colega, Jane Perdue, dice:

“¡Gerencie desde su cabeza; lidere desde su corazón!”

Para hacerlo, es importante saber cuándo usar el yo (y por ende cuándo no).  A continuación algunas reflexiones al respecto:

CONVIENE USAR EL “YO” SOLAMENTE CUANDO…
…quieres presentar una idea totalmente tuya.
…hiciste un trabajo solo, sin la ayuda de otra persona.
…eres la persona responsable o “accountable” de una acción.
…quieres pedir feedback.
…metiste la pata.
…estás expresando una opinión propia.
…estás pidiendo a tu jefe un aumento o un nuevo oficio (con moderación).
…estás defendiendo tus legítimos derechos o clarificando tu posición.
…quieres informar a alguien lo importante que es para ti.
…quieres decirle al otro lo que sientes en una “Conversación Valiente”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: