EMPATHY AS A SKILL SET

31 mayo 2012

One of the most frequent characteristics attributed to top leadership in organizational surveys is a lack of empathy.  Making this even more dangerous is the frequent but mistaken belief that empathy cannot be learned as an adult.  In a recent YouTube video* of a Royal Society of Arts presentation, Dr. Roman Krznaric, cultural historian and author on the concept of “outrospection” (as a balance to the often exaggerated emphasis on introspection in recent decades) shared an excellent model of empathy that should be of just as much interest to top leaders and managers as it was to English artists.  Dr. Krznaric presents six learnable skills (habits) with which we can all develop more empathy toward others.

1.  CULTIVATE YOUR CURIOSITY ABOUT OTHERS: in an organizational context, this can be done by taking advantage of more opportunities to ask questions about the opinions and experiences of others.

2.  CHALLENGE YOUR OWN PREJUDICES: All of us have moments in which we tend to judge before getting all the facts:  prejudices.  Recognizing them will help us to avoid having our behaviors controlled by them.

3.  DISCOVER COMMONALITIES: We quickly identify differences between ourselves and others, but we are much slower to recognize, and even slower yet to admit, the similarities that exist.

4.  BALANCE ASKING WITH TELLING: We immediately increase the perception in others of our empathy, when we are careful to listen more than we talk.

5.  INSPIRE CHANGE:  We inspire change in others when we are first willing to change ourselves.  An important byproduct of this change is increased empathy.

6.  DEVELOP AN AMBITIOUS IMAGINATION: Krznaric uses this name to describe creativity and innovation shared with others, which creates greater empathy and trust.

*http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=G9jC1ThqTNo

Anuncios

INFLUIR POSITIVAMENTE EN TU EQUIPO

31 mayo 2012

Las investigaciones en todas las ciencias sociales muestran que las emociones permean todo lo que hacemos, incluyendo nuestros pensamientos y toma de decisiones.   Entonces para influir positivamente en los comportamientos de sus reportes,  es necesario impactarlos positivamente a nivel emocional.  A continuación encontrarás unas estrategias para comenzar a influir positivamente en tu equipo:

1.  ENSEÑAR CON TU EJEMPLO: Identificar aquellos comportamientos que más quieres que tus reportes adquieran…y comienza a mostrarlos en la vida diaria.  También puedes modelar mejor el manejo constructivo de tus propias emociones incómodas (rabias, miedos, etc.).

2.  REFORZAR LAS CUALIDADES Y CONDUCTAS DESEADAS: Para cambiar, una persona tiene que sentirse apreciada.  El líder puede identificar las conductas positivas y productivas en sus reportes con las cualidades personales que mostró la persona cuando las tuvo.

3.  COMPARTIR LOS TALENTOS DE LOS DEMÁS: Identificar públicamente los talentos y logros de los demás en el equipo y pedirles que los expliquen y que ayuden a sus co-equiperos con ellos.

4.  MENTOREAR Y ESTIMULAR LA MENTORÍA DE PARES: Además de mentorear adecuadamente a tus reportes, puedes estimular entre ellos “peer-mentoring” en parejas (un “experto” con un “aprendiz”) y dejar tiempo en algunas reuniones para hacer mentoría en equipo.

5.    ESTIMULAR CONVERSACIONES VALIENTES: Puede ser más fácil ignorar o hacerse el ciego cuando el famoso “elefante” decide visitar, pero esta acción sólo le da más poder.  Enfrentar al elefante con una conversación valiente (ver blogs anteriores en <https://amautablog.wordpress.com/>), y estimulará a tu gente que haga lo mismo.

6.  ESTAR PENDIENTE DE LA ENERGÍA DEL EQUIPO:  Cuando notas que la energía y concentración del equipo está en pique, toma un descanso o cambiar el ritmo de otra manera.

7.   USAR ERRORES COMO OPORTUNIDADES: Cómo líder de tu equipo, probablemente tienes la responsabilidad de corregir las actitudes negativas o improductivas de tus reportes.  Lo puedes hacer identificando la conducta específica asociada o buscando, con la persona, nuevas opciones para lograr las metas acordadas con conductas más productivas.