Tu Agilidad para Liderar

Gerenciar y liderar no son lo mismo aunque ambos son necesarios para tu éxito:  si te destacas un uno y no en el otro, tu carrera profesional será seriamente perjudicada.  Dr. John Kotter (2010) distingue entre los dos así:  “Gerenciar es planear, presupuestar, organizar, controlar y mantener orden.  Liderar es establecer dirección y alineamiento, inspirar, mentorear y facilitar transformación”.

Mientras las habilidades gerenciales han venido aumentando con el pasar del tiempo, las habilidades de liderazgo se han estancado o, peor, han venido a menos en una época donde las necesitamos más que nunca.  Para la mayoría de personas, buen liderazgo es más difícil porque el mundo de hoy requiere mucho más agilidad para enfrentar retos nuevos y cumplir metas cada vez más grandes y en cada vez menos tiempo.

La vida organizacional diaria coloca mil retos a tu agilidad, más los principales obstáculos los pones tú, como la procrastinación, insuficiente priorización, tratar de hacer más de lo que permite el tiempo disponible, no decir “no”,  dedicarte a tareas simultaneas (“multitarear”) o la mala administración de tu tiempo.  A continuación algunas sugerencias para aumentar tu agilidad:

  • Evitar asistir a reuniones no críticas para tus funciones.
  • Chequear tu email cada media hora en lugar de cada minuto y hacer usar una de las siguientes acciones: actuar inmediatamente, borrarlo, remitirlo a otra persona u archivarlo para un tiempo fijo para tu atención.
  • Apagar tu celular y correo por bloques de media hora.
  • Evitar “tratar de” hacer lo que sabes que no puedes.
  • Resistir la tentación de “microgerenciar” o hacer el trabajo de otros.
  • Proporcionarte suficiente tiempo, más el 20%, para cada cita.
  • Dejar un pequeño bloque de tiempo diario para pensar y  reflexionar.
  • Enfocarte en un proyecto a la vez.
  • Evitar llevar trabajo a casa; necesitas tiempo para recargar las baterías…y tu familia te necesita a ti.
  • Poner tu atención entera e indivisa a la cita, conversación telefónica o reunión.
  • Tomar un “break” mental y emocional dos veces diarias, con el café o té.
  • Aceptar que tienes que decir “no” a muchas cosas.
  • Hacer ejercicio diario, aunque sea caminar entre piso y piso.

 

Un gerente puede ser nombrado pero líder es un rol que ganas; como gerente heredas o contratas tus reportes pero como líder tienes que ser percibido y aceptado como tal por tus reportes. Gerenciar es algo que haces mientras líder es algo que eres.  Ambos dependen de tus habilidades adquiridas pero el liderazgo depende más de tu agilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: