HOW HEALTHY IS YOUR ORGANIZATION?

31 agosto 2012

Patrick Lencioni is a bestselling author and consultant with dozens of CEOs and their executive teams. He is the author of the best-seller “The Five Dysfunctions of a Team” and in his latest work, “The Advantage: Why Organizational Health Trumps Everything Else in Business”, he makes an overwhelming case that organizational health will surpass all other disciplines in business as the greatest opportunity for improvement and competitive advantage. Drawing on his extensive consulting experience and reaffirming many of the themes cultivated in his other books, he presents important, actionable steps to achieving long-term, sustainable success.

An organization is healthy when it is whole, consistent and complete, when its management, operations and culture are unified. Healthy organizations outperform their counterparts, are free of politics and confusion and provide an environment where star performers never want to leave. The Advantage provides readers with a groundbreaking, approachable model for achieving organizational health.

He affirms that in this age of informational ubiquity and nano-second change, it is no longer enough to build a competitive advantage based on intelligence alone. He provides a foundational construct for conducting business in a new way that maximizes human potential while aligning the organization around two general principles:

  • Build a Cohesive Leadership Team: three to ten people that have co-created a trusting relationship in which they can show their vulnerability and with full accountability to one another, and whose meetings end with clear-cut actions around meaningful decisions.
  • Build, Communicate and Overcommunicate Clarity:  regarding:

why we exist
how we behave
what we do
how we will succeed
what is important right now, and
who is to do what.

Sounds simple!  It’s not that simple but it is much less complicated and far more effective when we scratch what itches with our programs of training, coaching and facilitation.

Anuncios

LAS NEUROCIENCIAS Y MI ABUELO

31 agosto 2012

Mientras leía el libro del prominente medico, psiquíatra y neurocientífico, Dr Daniel Amen: “Mente Maravillosa a Cualquier Edad”, me quedé pasmado cuando ví que sus cinco consejos basados en las neurociencias eran los mismos que me daba hace sesenta años  mi abuelo, un inmigrante Ruso que llegaba de polizón a los EEUU en su niñez, terminando y ejerciendo tres carreras profesionales antes de morir.  Parece que después de todo, los abuelos sí tenían la razón en muchas cosas.

Amen escribe sobre la mente de un líder, explicando cómo y por qué la salud del cerebro es esencial para el liderazgo: ”En los negocios”, dice, “…usted debe darse cuenta que la excelencia cerebral es la ventaja competitiva para Usted mismo y para su equipo. Sus empleados miran a usted como ejemplo de lo que deben ser, y si usted no está motivado a mantenerse saludable, ¿cómo van a mantenerse ellos la motivación de hacerlo cuando las cosas se ponen difíciles?”

Entonces ¿cuáles son las recomendaciones de mi abuelo y del Dr. Amen para un cerebro saludable y funcionando con todas sus capacidades?:

DORMIR BIEN:  Como líder, es vital dormir lo suficiente para que pueda funcionar tu cerebro a su máximo nivel. Es especialmente importante para la corteza prefrontal, que está involucrada en la función CEO del cerebro: la previsión, el juicio, el control de impulsos, la organización, la planificación y el aprendizaje de los errores.  Puedes fortalecer esta parte de t cerebro con al menos siete horas de sueño por la noche, para lograr un adecuado flujo sanguíneo a la corteza prefrontal.

EJERCICIO: El ejercicio beneficia a su cerebro en muchas maneras, especialmente por aumentar el flujo sanguíneo y aumentar los niveles de serotonina y endorfina.  El cerebro emocional, llamado el cerebro límbico, tiene que ver con la unión, la pasión y la motivación. El ejercicio aun leve, como caminar forzadamente, es increíble para esta parte del cerebro.

MANTENERSE MENTALMENTE ACTIVO:  Cada vez que aprendes algo nuevo, tu cerebro produce una nueva conexión, y layas leyes cibernéticas nos muestran que entre más conexiones tenemos, más opciones perceptiuales y conductuales tenemos y mejores decisiones tomamos.

ALIMENTARSE CON JUICIO:  Esta no es una llamada al fanatismo, sino a evitar las cosas que hacen daño al cerebro. Este incluye, desafortunadamente,   el menú diario de muchos ejecutivos que se embuten cantidades alarmantes de comida con alto contenido calórico, nutrición bajo, y con muchas grasas, sal y azúcar.  Esta recomendación de los médicos neurocientíficos está basada en dieciocho estudios recientes que muestran que a medida que aumentemos el consumo de estos elementos nocivos, el cerebro pierde su capacidad de funcionamiento. Nutrición cerebral es crítica y depende de una dieta rica en antioxidantes de las frutas y verduras, azúcares no refinados y que incluye fibra y la proteína necesaria para mantener saludable  a la corteza prefrontal.

MANTENER UNA MENTE POSITIVA:  Esto se basa en no creer tonterías como:
No siempre se puede comer bien porque viajo mucho.
No puedo reducir el estrés por culpa de mi jefe.
Mi peso está en mis genes.
No tengo tiempo para hacer ejercicio.
No puedo empezar todavía porque XXX.

Siempre hay una excusa para hacerte daño a ti mismo con malas decisiones. Tu eres la única persona que decide cuál va a ser tu actitud en dada situación.  Puedes cambiarte o puedes seguir buscando excusas por no hacerlo.  Puedes optar por enfocar sólo lo negativo, o puedes buscar lo positivo y alimentar tu cerebro con el buen humor, un elogio o una sonria.

“El que piensa positivamente, ve lo invisible, siente lo intangible y logra lo imposible”

©Copyright 2012 – Amauta International, LLC.
Gustosamente se da el derecho de reproducir lo anterior
para fines educativos y sin ánimo de lucro,
siempre y cuando se incluyan las referencias de autoría principal y de los autores citados.


Pasiones Alineadas

30 agosto 2012

Mientras seguía los Juegos Olímpicos la semana pasada y observaba las conductas de los distintos equipos, recordé las investigaciones de los Drs. George H. Labovitz y  Victor Rosansky, authores del libro: “Rapid Realignment: How to Quickly Integrate People, Processes, and Strategy for Unbeatable Performance”.  Ellos resaltan la importancia de balancear la pasión y el alineamiento en el equipo de trabajo.

PASIÓN:  El éxito, sea en la Olimpiada o en un equipo organizacional de alto rendimiento, sólo es posible cuando las personas involucradas estén energizadas para mover la organización en nuevas y mejores direcciones. Esta pasión es indispensable para que la organización cumpla sus metas mientras los colaboradores se realicen como personas y profesionales.  La tarea principal de cada líder, entonces, desde el Presidente hasta el Supervisor más nuevo, es la de incendiar y cultivar esta pasión.  Dos estudios muestran la importancia de la pasión:
En una planta del transnacional Warner-Lambert, se mostró un aumento del 21% en productividad y  una reducción del 10% de costos, después de ocho meses de un programa de crear entornos generadores de pasión por el trabajo.

  • Gallup, Inc., la empresa consultora internacional, encontró en un estudio de empresas alrededor del mundo que las exitosas promediaron un 67% de personal apasionada versus un 7% disociadores, mientras las mediocres o fracasadas mostraron sólo un 30% apasionado y un 18% disociadores.
  • ALINEAMIENTO:  Desafortunadamente, la pasión sola no es suficiente: tiene que enfocarse en la productividad, los resultados y los propósitos de la organización.  El Corporate Executive Board encontró en un estudio, que el 40% de los empleados apasionados no alinean sus metas con las de la organización.  La clave es un balance entre los dos:

“LA PASIÓN SIN ALINEAMIENTO CREA UN EQUIPO CAÓTICO;
EL ALINEAMIENTO SIN PASION CREA UN EQUIPO ESCLAVIZANTE;  
LA PASIÓN ALINEADA CREA EL ÉXITO EN EQUIPO

COMO DESARROLLAR Y BALANCEAR LOS DOS:  En el equipo, podemos aplicar las siguientes estrategias para estimular un desarrollo equilibrado de los dos:

  • Usar pronombres inclusivos (“nosotros”) más que los que polarizan (“yo, ellos, Uds.”).
  • Escuchar para comprender (y no para encontrar qué criticar o para defenderse).
  • Construir sobre las propuestas de otras (en lugar de siempre tratar de imponer la tuyas).
  • Balancear el análisis con la acción (evitando impulsividad o el parálisis por análisis).
  • Balancear el preguntar y el abogar.
  • Corregir la conducta y elogiar a la persona.
  • Comprobar presuposiciones antes de hablar o actuar, tanto las propias como las ajenas.
  • Asegurar claridad del propósito del equipo y sus acciones .
  • Crear dueños de obras…y no sólo obreros.

Aligning Passions

30 agosto 2012

While following the Olympics last week and watching the behavior of the various teams, I remembered the research of Drs. George H. Labovitz and Victor Rosansky, authors of the book: “Rapid Realignment: How to Quickly Integrate People, Processes and Strategy for Unbeatable Performance”.  They highlight the importance of balancing passion and alignment in the team.

PASSION: Success, whether in the Olympics or in a high performance team is only possible when the people involved are energized to move the organization in new and better directions. This passion is essential to enable the organization meet its goals while employees can grow as persons and as professionals. The main task of every leader, then, from the CEO to the newest supervisor, is to ignite and nurture this passion. Two studies show the importance of passion:

  • In a plant of the transnational Warner-Lambert, there was a 21% increase in productivity and a reduction of 10% of costs, after eight months of a program to create environments which generate workplace passion.
  • Gallup, Inc., the international consulting firm, found in a study of companies around the world, that successful teams averaged 67% of staff scoring as passionate versus 7% as disruptive, whereas the mediocre or failed teams showed only 30% passionate and 18% disruptive.

ALIGNMENT: Unfortunately, passion alone is not enough: you have to focus on productivity, performance and organizational purposes. The Corporate Executive Board study found that 40% of passionate employees do not align their goals with those of the organization. The key is a balance between the two:

 
“PASSION WITHOUT ALIGNMENT CREATES A CHAOTIC TEAM;
ALIGNMENT WITHOUT PASSION CREATES AN ENSLAVED TEAM;
ALIGNMENT WITH PASSION CREATES A SUCCESSFUL TEAM”

HOW TO DEVELOP AND BALANCING THE TWO: We can apply the following strategies to encourage a balanced development of passion and alignment:

  • Use inclusive pronouns (“we”) rather than the polarizing ones (“I, they, you”).
  • Listen to understand (and not to criticize or defend yourself).
  • Build on the proposals of others (instead of always trying to put forth your own).
  • Balance analysis with action (avoiding impulsiveness or paralysis by analysis).
  • Balance inquiry with advocacy; neither of the two should dominate.
  • Correct the behavior (the doing) and praise the person (the being).
  • Check assumptions before speaking or acting, both your own and those of others.
  • Ensure clarity of purpose of the team and their actions.
  • Create owners of works … and not just workers.